El impacto del plástico al ambiente: la realidad que no ves

 

Los residuos plásticos y su impacto ambiental

El plástico, material que en la década de los 50 se presentó como uno de los más grandes descubrimientos de la historia, se ha vuelto una marca profunda e inmensa para la humanidad, sin embargo, no de la forma que se esperaba, si bien su utilidad e implementación se distingue de entre muchos otros, es más significativo el daño que provoca a todos los ecosistemas que toca.

Para comprender todo lo que el plástico representa en su relación con el ambiente es necesario entender dos características determinantes: su reducida degradabilidad y su facilidad de producción; que analizaremos por separado.

Primero entendamos que el plástico tiene una facilidad de producción muy superior a los materiales orgánicos, ya que al ser sintético se puede manipular y generar en grandes variedades que cubren múltiples necesidades al mismo tiempo, cuenta con costos bajos y la normalización de su uso lo vuelve la primera opción para la mayoría de empresas, así como los consumidores.

Aunado a lo anterior está el hecho de que este material cuenta con un grado de degradabilidad sumamente bajo, lo cual lo convierte en un agente dañino para la naturaleza, capaz de perdurar por cientos de años en la mayoría de casos, por ejemplo, se tiene registro de que una bolsa de plástico puede tardar en degradarse entre 150 a 500 años y una botella común puede llegar a los 1000 años. Con una producción promedio anual de 100 millones de toneladas de material, la proliferación del plástico está lejos de acabar.

Las afectaciones directas de los sintéticos en el ambiente varían dependiendo de en donde son desechados, por ello es importante conocer los principales efectos que se presentan:

  • Tierra: ¡Evita el efecto Suelo Muerto! Al contacto con los suelos, se produce una rápida liberación de sustancias tóxicas que dañan el suelo y permean la tierra para filtrarse en el subsuelo hasta llegar a aguas subterráneas las cuales se contaminan al igual que la tierra; se pierden nutrientes y terminan afectando a todo ser vivo que se alimente, crezca o haga uso de estos.
  • Aire: A diferencia de lo que muchos creen el plástico puede llegar a afectar al aire en dos ocasiones, primeramente, en su producción y posterior al ser quemado, liberando en ambos casos toxinas que perjudican al entorno y la salud de todos quienes los respiramos.
  • Agua: Ríos, lagos, mares y océanos se han convertido en los vertederos del mundo, en especial para los plásticos y micro plásticos, con efectos que van desde la contaminación visual o afectando a la vida marina que muere enredada o asfixiada e igualmente liberando compuestos contaminantes en el agua.
  • Degradación de ecosistemas: su afectación directa al equilibrio natural vuelve al plástico un agente nocivo y preocupante en cualquiera que sea el área afectada, la protección de la biodiversidad se vuelve el factor más importante a considerar.
  • Afectaciones a la salud: los compuestos químicos que genera el plástico pueden dañar a la salud humana al ser absorbidos por la piel, respirarlos o ingerirlos, todo gracias a su fácil propagación al medioambiente, lo cual se traduce como enfermedades cutáneas, respiratorias, etc.

Es crucial para la sociedad actual entender claramente cuáles son las implicaciones de todo lo que el plástico representa para el equilibrio y preservación natural, ya que su impacto es avasallador, cada vez hay más especies en peligro de extinción gracias a la falta de consciencia social respecto a este problema, así como escaza responsabilidad plástica, ya que no se dispone, recicla, reutiliza o consume adecuadamente.

Debemos comprometernos con el planeta, reflexionar y tomar medidas reales que promuevan la integración social, la protección del medioambiente e igualmente proponer alternativas sustentables que rompan los hábitos de consumo tan nocivos que hemos desarrollado.

¿Qué haces tú? Comprométete diariamente y realiza tu parte del cambio.

Danos tú opinión:

9 + 4 =